redCEDE
red CEDE
Contenidos
DINTEL xmundo
Más valor
DINTEL +valor
  • Evaluación de Proyectos
  • Inteligencia Empresarial
  • Reputación on-line
  • Financiación I+D+i
Publicaciones
PUBLICACIONES
Contenidos
CONTENIDOS
Networking
networking DINTEL
referentes DINTEL
referentes DINTEL
Galardones
GALARDONES y DISTINCIONES

Comentarios TIC diarios sobre monumentos históricos extraídos
de la Agenda DINTEL 2014
de Pedro Maestre Yenes, editada por Fundación DINTEL

Edificio Beatriz. Madrid. España (Foto: M Roa)En el barrio de Salamanca, en la esquina de las calles de Ortega y Gasset y Velázquez, se encuentra situado un destacado edificio de oficinas denominado Edificio Beatriz, cuyo nombre se puso en honor de Beatriz Galindo, por haber estado enterrada en el convento de la Concepción Jerónima donde estaba ubicado el que luego sería denominado Edificio Beatriz. Beatriz Galindo, natural de Salamanca, fue una mujer excepcionalmente culta que dominaba a la perfección el latín, de ahí que se la llamase "La Latina". La Reina Isabel la Católica reclamó su presencia para que fuera su preceptora.

El Edificio Beatriz fue diseñado por el arquitecto Eleuterio Población Knappe y construido en 1976. Su fachada es un espléndido ejemplo de estilo minimalista que nos hace recordar obras como el Palacio del Dux de Venecia o alguno de los edificios de la plaza de la Ville Marie de Montreal. Además de su elegante diseño, desde el punto de vista estructural, hay que destacar que la estructura de la fachada es autoportante y sobre ella cargan las vigas de las plantas del edificio. El fantástico estado de conservación del edificio nos indica la calidad de su construcción. El Edifico Beatriz es, posiblemente, el mejor exponente madrileño de una arquitectura  basada en la industrialización, la seriación y la estandarización. Además, es un edificio en el que la forma y la estructura se funden en un ejemplo de perfecta colaboración. En él todo es plenamente auténtico, lo cual debería ser siempre una de las virtudes básicas de cualquier edificio.


Cuando en un constructo se funden forma y fondo de forma natural existe una mayor probabilidad de que el conjunto sea coherente y todo el funcione de forma adecuada. En mi opinión, no es fácilmente aceptable que la estructura de un edificio nada tenga que ver con su forma externa. El ejemplo más claro de lo señalado es el Museo Guggenheim de Bilbao y gran parte de la obra de Frank Gehry. Cuando existe un divorcio total entre estructura y formas exteriores da toda la sensación de que algo falso se encuentra presente.

Los grandes arquitectos de la Bauhaus nunca habrían caído en el error de olvidarse de la coherencia que debe mantenerse entre estructura y formas externas. En la actualidad, el que debería ser un principio básico de mantener la citada coherencia, se ha olvidado. Parece que la estructura tiene que mantenerse oculta mientras que las formas pueden hacer toda clase de cabriolas, en muchos casos ridículas, carentes de toda lógica.

El ejemplo paradigmático de coherencia entre estructura y forma lo representa con brillantez el ingeniero Eduardo Torroja que con obras como el Frontón Recoletos, las marquesinas del Hipódromo de la Zarzuela o la cúpula del Mercado de Algeciras representan la quintaesencia de lo que debe ser un planteamiento serio a la hora de diseñar cualquier constructo ya sea material o virtual. En sus obras, estructura y formas están unidas en una perfecta simbiosis como acabamos de indicar.   

Edificio Girasol. Madrid. EspañaEl denominado Edificio Girasol es un moderno edificio de viviendas situado en la esquina de las calles  Ortega y Gasset y Lagasca de Madrid. Tanto por su diseño como por su destacado carácter tecnológico e innovador, a pesar de ser un proyecto de los años sesenta, lo que supone que cuenta ya con una antigüedad de 50 años, es un edificio plenamente moderno. Terminó de construirse en 1966.

Fue diseñado por el arquitecto catalán José Antonio Coderch que lo concibió para aprovechar al máximo la luz diurna con el consiguiente ahorro de energía. La técnica utilizada consistió en la personalización del eje de cada vivienda girándolas hacia el mediodía, calculándose dicho giro en función de las posiciones favorables y desfavorables del sol a lo largo del día y del año.

Cabe destacar también el interesante aprovechamiento de la planta sótano posibilitando locales comerciales de una forma elegante e inteligente.


La aplicación de la inteligencia funcional a la edificación es algo que no está demasiado presente en la construcción de viviendas y edificios. Por ello cabe más destacar el caso de edificios como el Girasol intentando optimizar la relación coste e iluminación de sus viviendas. Si todos los edificios se construyesen con criterios inteligentes como los del edificio Girasol los ahorros que se hubieran podido conseguir serían ingentes.

Edificios como el Girasol, el Pirámide de Lamela, el de la Plaza de Castelar de Rafael de la Hoz, el de ENDESA, el nuevo de Telefónica, el de la Gran Vía de Rafael de la Hoz, etc. deberían constituir ejemplos a seguir para ir avanzando poco a poco en la defensa del medio ambiente y del ahorro energético. Para ello nada mejor que pensar y aplicar con inteligencia las posibilidades que cualquier edificio puede presentar. Además, en la actualidad, las tecnologías que aporta la domótica y las herramientas smart citicies pueden intensificar mucho más ahorros en materias como las indicadas y en otras muchas que todavía no se han ni siquiera pensado.

Las tecnologías de la información abren un mundo de posibilidades inimaginables. Por ejemplo, en el campo de la ingeniería civil todavía se ha aplicado poca inteligencia a la gestión de autopistas, puertos u obras hidráulicas. Mucho más hay que profundizar en este campo que todavía está poco tratado por los ingenieros civiles. 
   

Más artículos...
Banner

Banner
Banner
Banner
Banner

Fundación DINTEL - Edificio HEXÁGONO - c/ Princesa, 25 - Planta 2ª - Oficina 2 - 28008 Madrid
Tlf.: (+34) 91 311 36 19; Móvil: (+34) 610 43 19 43; Fax: (+34) 91 450 04 24; E-mail: secretec@dintel.org