redCEDE
red CEDE
Contenidos
DINTEL xmundo
Más valor
DINTEL +valor
  • Evaluación de Proyectos
  • Inteligencia Empresarial
  • Reputación on-line
  • Financiación I+D+i
Publicaciones
PUBLICACIONES
Contenidos
CONTENIDOS
Networking
networking DINTEL
referentes DINTEL
referentes DINTEL
Galardones
GALARDONES y DISTINCIONES

El 29 de mayo de 1953, a las 11,30 de la mañana, por el acceso del Collado Sur, el más difícil de todos, el neozelandés Edmund Hillary y el sherpa Tenzing Norgay conquistaron el Everest, también llamado por los naturales del país el Chomolungma o "Diosa del mundo". Esta inmensa montaña se encuentra entre el Tibet y el Nepal rodeada de otros inmensos picos que la hacen casi inaccesible e incluso invisible. Como señaló el alpinista inglés George Mallory, que realizó una precursora expedición en 1921: "En primer lugar sería necesario encontrar la montaña".
Por fin, se había logrado conquistar la cumbre más alta del mundo, en la cordillera del Himalaya,  con sus 8848 metros. La expedición fue organizada por los ingleses, siendo su responsable máximo John Hunt.
La hazaña fue valorada de tal forma por los británicos que The Times le dedicó más atención que a la coronación de la reina Isabel II de Inglaterra que, casualidades de la vida, sería coronada el dos de junio de 1953, el mismo día en que se conoció la noticia de la hazaña.
Más de 350 escaladores participaron en la expedición, lo que, como puede imaginarse, supuso un alarde de planificación y ejecución sistemática de lo planificado, sin lo cual nunca se hubiera alcanzado el éxito. Como suele ocurrir, la popularidad se la atribuyeron principalmente Hillary y Tenzing. Para el gran público, Hunt siguió siendo un desconocido, pero sin duda fue gracias a él, en gran medida, el que se culminase un objetivo tan largamente soñado.


Preparación y conocimiento por parte de los participantes en cualquier proyecto y planificación detallada del mismo, son condiciones indispensables para culminarlo con éxito, cumpliendo así los objetivos marcados. Cualquier proyecto complejo sólo puede ser alcanzado con la participación de muchos profesionales y, lógicamente, siempre que sea dirigido y planificado adecuadamente. Todos los profesionales tienen su papel; el de algunos será más brillante y el de otros estará más en segundo plano, pero sin la participación conjunta y coordinada del equipo no se conseguirá el éxito. Cuando se habla de la conquista del Everest parece que un par de amigos, Hillary y Tenzing, provistos de un par de anoraks, con fuerza de voluntad, buena preparación y a pecho descubierto, decidieron empezar a escalar la montaña y, después de mucho esfuerzo y penalidades, finalmente lo consiguieron. La realidad es muy distinta y sólo con planificación y equipo adecuado y especializado se puede conquistar el objetivo planificado, máxime si éste es complejo.

En la novela de Ibsen, Un Enemigo del Pueblo se trata un asunto que todavía hoy en día sigue estando, más que nunca, de plena actualidad. Hasta en las películas y series americanas de éxito se sigue tratando el tema desarrollado por Ibsen. En la obra se narra la historia del doctor Stockmann; éste vive en una ciudad balnearia que actúa como motor económico para sus ciudadanos. El doctor es persona de principios y, advirtiendo que el agua del balneario está contaminada, decide denunciarlo encontrándose con la oposición cerrada de todo el pueblo y más especialmente del ayuntamiento, cuyo alcalde, además, es su propio hermano.

Ante esta, en su juicio, sorprendente actitud, Stockmann tendrá que luchar denodadamente para demostrar su tesis y para que se adopten las oportunas medidas para solucionar la situación. La incidencia económica hace muy difícil que se puedan levantar problemas medio ambientales u otros de tipo similar. En general, la gente se tapa los oídos y no quiere saber nada de lo que pueda estar pasando en un momento determinado. En la película "Tiburón" de Spielberg se trata el mismo asunto. Nadie, empezando por el alcalde, quiere cerrar la playa para no perjudicar la temporada de turismo.


En lo que se refiere a los sistemas de información y a su tratamiento informático y telemático, nadie quiere adoptar las medidas que serían necesarias para evitar que los escapes de información sigan produciéndose. Las aguas están contaminadas porque accede a la información quién no debería, pero como el negocio de las páginas web, a través de las cuales se hacen miles de millones de transacciones financieras o de otros muchos tipos, es muy rentable nadie se atreve a terminar con esa contaminación de la información. Se está dispuesto a pagar por los desaguisados que cometen los hackers y crackers antes que tomar el toro por los cuernos y poner orden en la situación actual.

Bien es verdad que el tema de la seguridad de los sistemas de información es muy difícil de resolver. Si la globalidad está afectando a todos los países y sectores, cuando se habla de sistemas de información esa globalidad se hace extrema. Sólo una legislación moderna y contundente con implicaciones penales serias, unos jueces preparados y dispuestos a actuar, una mentalidad preocupada  por la situación de los sistemas de información y una serie de inversiones y desarrollos tecnológicos significativos para garantizar la integridad y la seguridad de los sistemas, es la forma en la que se podrá luchar contra una contaminación de los sistemas, la cual se está extendiendo rápidamente por todo lo ancho del planeta,  y no sólo en el pequeño balneario de la obra de Ibsen.

"La Iliada" se refiere al asedio de la ciudad de Troya por un ejército griego aliado para vengar el rapto de Elena, la esposa del rey Menelao, por Paris, el hijo menor del rey Príamo de Troya y hermano del valiente Héctor. Entre los aliados se encontraban Ulises, rey de Ítaca, y el héroe Aquiles. Tal vez el hecho más relevante de la novela sea la lucha final entre Aquiles y Héctor; aquel desafió a éste para vengar a su amigo Patroclo. Aquiles vence, mata a Héctor y se hace con el cadáver del troyano para entregarlo como alimento a los perros. Príamo se humilla y se presenta ante Aquiles para pedirle que le devuelva el cadáver de su hijo. El héroe griego cede y le devuelve a su hijo, finalizando así la epopeya.

La historia de Troya finaliza, después de años de asedio, con la conquista de la ciudad. Ésta se realizó por los aliados griegos utilizando el ingenio. El creativo Ulises ideó un enorme caballo de madera, dejándolo como regalo de despedida a los troyanos. De lo que éstos no se dieron cuenta fue de que en el interior del caballo permanecían escondidos unos cuantos griegos.

Cuando los troyanos introdujeron el caballo en la ciudad, después de celebrar la marcha de los griegos y caer borrachos, los griegos salieron del caballo y abrieron las puertas de Troya asesinando a los troyanos y destruyendo la mítica ciudad. Entre los que murieron en la conquista estaba Aquiles, al que Paris destruyó mediante un flechazo que alcanzó al héroe griego en su talón derecho, el único lugar en el que no era invencible porque aunque su madre Tetis quiso hacerle inmortal, sumergiéndole agarrado por el talón en el rio Estigia, no lo consiguió del todo. El agua volvía invulnerable a todo ser sumergido en dicho río. En efecto, el niño se convirtió en invulnerable salvo en lo tocante al talón, el cual no había sido cubierto por las aguas del Estigia.


En el desarrollo de cualquier aplicación informática nunca hay que olvidar la seguridad integral. De poco valdrá implantar una buena aplicación desde el punto de vista funcional si se olvida la seguridad y cualquiera, con un mínimo esfuerzo, puede acceder a cualquier información.

La seguridad de un aplicativo no puede presentar ningún talón de Aquiles. La caída de Constantinopla en un aciago día de 1452 se debió, entre otras cosas, a haber olvidado los bizantinos cerrar la famosa Kerkaporta - un pequeño portillón casi insignificante en la imponente muralla de la ciudad -  por el que los turcos consiguieron entrar en la ciudad.

La revisión de todas las vías por las que se podría saltar la seguridad de un sistema de información debe ser algo prioritario e inexcusable. Cualquier talón de Aquiles puede dar al traste con un sistema de información. No olvidar esta elemental precaución debería ser preocupación y ocupación constante de cualquier directivo informático.

Annual fue el mayor desastre militar de la moderna historia de España. El rifeño Abd el-Krim - antiguo funcionario de la Administración española en la Oficina de Asuntos Indígenas en Melilla - como consecuencia de la desastrosa estrategia seguida por los generales españoles y, en especial, por el general Fernández Silvestre, amigo de Alfonso XIII, infringió, durante la guerra de África, una derrota espectacular y dramática a los españoles. El 21 de julio de 1921 se produjo el gran desastre. Se estima que fueron masacrados más de 10.000 soldados y mandos españoles. Tantos fueron sus cadáveres que se llegó a decir que los cuervos solo comían de comandante para arriba. Bastantes historiadores concluyeron que como consecuencia indirecta de Annual se produjo la dictadura de Primo de Rivera, la caída de Alfonso XIII, la llegada de la segunda República española, la guerra civil y el franquismo.

Alfonso XIII y su amigo, el general Fernández Silvestre, en contra de la opinión del alto comisionado militar de España en África, el general Berenguer, adoptó una serie de medidas equivocadas e insensatas sin que el ejército español estuviese suficientemente organizado y preparado. Fernández Silvestre decidió avanzar desde Melilla hacia la bahía de Alhucemas. En principio obtuvo una serie de éxitos dejando una serie de puestos que quedaron sin consolidar y no dejando asegurado el suministro de algo tan básico como el agua. Esa falta de consolidación de los aspectos logísticos hizo que los distintos puestos fueran cayendo en manos de los rifeños. Lo más grave de todo fue la retirada española de Annual, que se produjo de formas deslavazada, con el ejército español dividido en pelotones desunidos y descoordinados.

La improvisación, la bravuconería, la chulería, la ausencia de una logística que garantizasen los suministros a las tropas y el error gravísimo de no disponer de la suficiente información de la situación reinante en aquella época ocasionaron la terrible tragedia. Alfonso XIII contribuyó a que Fernández Silvestre, jaleando a su amigo, se lanzase a la conquista de Alhucemas pronunciado la conocida frase: "Olé los hombres".


Algunas conclusiones que podrían sacarse del desastre de Annual son las siguientes:
- Nunca hay que tomar decisiones basándose en calentones y estados de euforia. Toda decisión debe adoptarse bajo el prisma del análisis y de la frialdad. Si no se cuenta con la suficiente información es mejor esperar y no lanzarse a la aventura.
- El mantenimiento de la estructura jerárquica y el evitar el puenteo a la hora de la toma de decisiones es un aspecto que conviene tomar muy en cuenta.
- Los aspectos logísticos son fundamentales a la hora de garantizar el éxito de cualquier proyecto.
- Hay que tener mucho cuidado con los colaboradores con los que hay que contar ante una determinada operación. El efecto Abd el-Krim es muy claro. Conviene recordar que el enemigo estaba dentro de casa. Lo mismo ocurrió con las tropas rifeñas que en principio eran fieles al ejército español pero que se volvieron en contra en cuanto las cosas empezaron a ir mal para España.
- Consolidar las posiciones que se vayan alcanzando es fundamental. Las huidas hacia adelante acaban por pagarse muy caras. Las posiciones no consolidadas acaban por deshacerse como un azucarillo en cuanto se produce el menor contratiempo. Basta recordar el efecto Napoleón y el efecto Von Paúles en las invasiones de Rusia en los siglos XIX y XX.
- Los fracasos ante una determinada operación nunca acaban en sí mismo. Suelen tener consecuencias muy graves a medio y largo plazo. Estas consecuencias suelen ser bastante más graves que las que se producen en la inmediatez de un proyecto fracasado. Antes o después los efectos se acaban pagando durante largo tiempo; o si no, que se lo digan a Alfonso XIII.

La novela negra americana constituye un auténtico género uno de cuyos representantes más distinguidos es El Halcón Maltés, escrita por Dashiell Hammett. Si la citada novela fue cronológicamente la primera del género, El Sueño Eterno, de Raymond Chandler, posiblemente, sea la mejor novela de dicho género. La calidad de los diálogos es insuperable. El cinismo, el descaro, la insolencia, el atrevimiento, la imaginación, surgen a cada momento en todas y cada una de las frases que constantemente se aforan en la novela. El detective Philip Marlowe está inconmensurable y su descaro, desgarro e ironía son todo un icono de las nuevas formas del detective moderno.

El argumento, extremadamente difícil de seguir, tal vez sea lo de menos, lo importante es lo que dicen en los magníficos diálogos, no qué es lo que hacen y para qué lo hacen. Se cuenta que durante el rodaje de la película basada en la novela, ni director ni guionistas sabían quién había sido el asesino de un determinado individuo. Decidieron preguntárselo a Chandler y tampoco el pudo dar respuesta.


Esta novela puede hacernos pensar en el desarrollo de la página web de una gran organización. Pretender diseñar una perfecta estructura e intentar conseguir que todo esté absolutamente sistematizado será un empeño inútil. Lo que hace falta es que la página web proporcione información y permita obtener los servicios que requiere el usuario. La página debe ser atractiva y divertida y tiene que conseguir que una vez en ella el usuario no la abandone. Es obvio que el que quiera leer una historia con una historia y un argumento perfectamente lineal y lógico no debe elegir "El sueño eterno". En una página web tampoco hay que ir con el criterio de entender la sistemática de la página. Lo que hay que conseguir es que atraiga, subyugue, de buenos servicios  y que el usuario quiera volver una y otra vez a ella.

Más artículos...
Banner

Banner
Banner
Banner
Banner

Fundación DINTEL - Edificio HEXÁGONO - c/ Princesa, 25 - Planta 2ª - Oficina 2 - 28008 Madrid
Tlf.: (+34) 91 311 36 19; Móvil: (+34) 610 43 19 43; Fax: (+34) 91 450 04 24; E-mail: secretec@dintel.org